domingo, 19 de octubre de 2008

TRIPTICO DE LA LLUVIA Y EL SILENCIO

1

Celebra en la vigilia tu corazón hasta volver
de las muchas fatigas y el humo
riendo como un ídolo abandonado
calla el amanecer.
¿Qué dibujo herederá la rosada
memoria de tu pulso?
¿Tendrás una mueca, al menos
entre los recortes del adiós,
puente o ventana sin abrazo?
He clausurado el ayer en el agua
de tu nombre, vacilante.
Golpeas como niebla
por el ámbito del recuerdo.
Mudaré al río este camino
que sólo prolongarán los pájaros,
y con ese destino
apedreado ha de brillar
tu herida.
Plegaria de segundos
junto a la dolorosa melodía que alcanza
este ladrido, aquel beso esquivo
o el sereno devenir de las caricias.
Aunque la sangre, tu sangre
no escriba ya la sentencia
sobre rostros y espaldas
la tierra intuye este fulgor que cae.

2

Donde reclamas tu ahora
reina el sigilo que precede
a la vergüenza. Y vas
como una guitarra dormida,
buscando la mano pasajera.
Tierno secreto.

3

No conoce la lluvia otro refugio
para el jinete dolido que galopa con ella.
La tarde vuelve a enumerar sus dominios:
la fotografía vedada, palabras adentrándose
y el miedo.

1 comentario:

marina dijo...

ME GUSTO MUCHO. MUY BUENO. MARINA CUETO