domingo, 21 de diciembre de 2008

¡¡¡MUY FELICES FIESTAS!!!

Gracias por compartir esta página con sus comentarios. Los mejores deseos de paz y prosperidad en 2009.

martes, 21 de octubre de 2008

OFRENDA Y RETORNO

Llevo al dominio de la poesía un eco: estar en la tierra
como a las puertas de una extraña visión,
y remontar su cauce de luna.
Conocer la espera dentro de la espera,
mantenerse en pie mientras el grito del mundo
hurga ropaje o memoria.
Extender con palabras la propia desnudez,
saltar.

Llevo al dominio de la poesía mi tributo
de hombre que se funde a los murmullos
de un bosque infinito.

Llevo al dominio de la poesía
aquello que dibuja criaturas
en la pampa noche
para luego caer
como un astro, bordeando la hoguera
del sueño.

CENIZA

Y todo sigue vibrando animadamente
(un mecanismo que obedece a leyes secretas).
Cuanto de absoluto pugna dentro de mí
halla su curva, ingrávido temblor, arriba
con el instante.
De oro y de agua son los caminos y la vuelta
hundida por los ojos. Una luz que niega.
¿Podremos conciliar alguna vez
aquella imagen del fuego
que trajo amaneceres sin risa
y este ahora de palabras, sometido?
Desde la ceniza
el vicio de llamar nos consume.

ANIMA

Calma. Signo inevitable de la espera.
Soy la voz del muelle en esta dimensión
sembrada de velámenes.
Regreso del ensueño
como un satélite que borra fronteras.
Ambigua clave destinada a los trópicos
recurre por la sangre
a mi costado humano.
Vibrará.

Una estela fugaz deja sobre el río
ese claro mensaje de los dioses.

PARA QUE EL DIA REFLEJE SU FILO DRAMATICO...

Para que el día refleje su filo dramático
ondean las ramas puntualmente
a uno y otro lado, llamándonos.

Hay signos demudados y soles de fractura.

Como si todos los barcos hubieran acordado
quimeras sin retorno.

Las palomas quizás recuperen su destino
configurando una geometría salvaje.

Callemos ahora
con esta savia emergente.

domingo, 19 de octubre de 2008

"Ah descubrir la imagen oculta e impensable del reflejo,
la palabra secreta, el bien perdido,
la otra mitad que siempre fue una nube inalcanzable desde la soledad
y es toda la belleza que nos ciñe en su trama y nos rehace,
una mirada eterna como un lago para sumergir el amor en su versión insomne,
en su asombro dorado".
OLGA OROZCO


MUTACION

"De un momento a otro
de un hombre a otro
no hay más que la distancia de una imagen.
Ni ilusión ni realidad".

MARIO TREJO

MUTACION

1

Mi voz rehuye devaneos inútiles, recrea el espacio
que compone tu risa. Una ilusión
contenida para creer signa su altura.

Asumo el quehacer del viento,
demorado bajo álbumes de familia
bajo una historia de mástiles;
curiosamente, reina una mujer.

Apenas una palabra iluminando, y el orden
relativo: abrazo, ternura en vos diseminada,
manos como fauces. Yo mismo.

Pondría tus ojos, amiga
en el amanecer de una fortaleza.

Pero esta piel se convierte en multitud serena de adioses.

Nosotros reclamamos ante la nada,
sumando una cuerda al contorno de la semilla.

Frente al dolor, otro impulso mutante.

2

Amorosa ecuación postula ese llamado
que consume el reloj, con el instante
abierto.

Misiones, caricias, hábito,
(soy el hambre de la noche,
acaso el filo de un puñal que esgrime un niño).

Espera, corredores, llamas
para debatirnos, a fuerza
de sostener esta vigilia.

3

Mar vastísimo. Mar de girasoles
besando la falda de tu sombra
cerca del crepúsculo.

Mar donde, a menudo
la simple melodía del encanto
cesa.
PARA LA HUELLA QUE ALIMENTA, LEJOS

"De tan honda la noche
resplandor de manos".

BEATRIZ VALLEJOS

Esta noche arde
como una mariposa de papel
en todas las miradas
que me aguardan.
En vano busca el verso
todavía su lastimera
sombra. Y ella
que brotaba, que transitaba
que eclipsaba mi delirio
inocente, apenas
consigue un murmullo
frente a la pasión del rocío.
TRIPTICO DE LA LLUVIA Y EL SILENCIO

1

Celebra en la vigilia tu corazón hasta volver
de las muchas fatigas y el humo
riendo como un ídolo abandonado
calla el amanecer.
¿Qué dibujo herederá la rosada
memoria de tu pulso?
¿Tendrás una mueca, al menos
entre los recortes del adiós,
puente o ventana sin abrazo?
He clausurado el ayer en el agua
de tu nombre, vacilante.
Golpeas como niebla
por el ámbito del recuerdo.
Mudaré al río este camino
que sólo prolongarán los pájaros,
y con ese destino
apedreado ha de brillar
tu herida.
Plegaria de segundos
junto a la dolorosa melodía que alcanza
este ladrido, aquel beso esquivo
o el sereno devenir de las caricias.
Aunque la sangre, tu sangre
no escriba ya la sentencia
sobre rostros y espaldas
la tierra intuye este fulgor que cae.

2

Donde reclamas tu ahora
reina el sigilo que precede
a la vergüenza. Y vas
como una guitarra dormida,
buscando la mano pasajera.
Tierno secreto.

3

No conoce la lluvia otro refugio
para el jinete dolido que galopa con ella.
La tarde vuelve a enumerar sus dominios:
la fotografía vedada, palabras adentrándose
y el miedo.

viernes, 17 de octubre de 2008

AMO TU ROSTRO

Amo tu rostro luego de beber en la hora
cuanto hace al orgullo
desde prefigurados arrebatos.
Sí, mendigo entre nubes amo tu rostro.
Voces adelantando túneles
(porque la noche habita en ellos y enseña)
valen como símbolo, crecen.
Amo tu rostro, sincero y calmo.

NUDOS

Nervaduras y frío en medio del deseo,
aunque todo parezca emergido
de una pesadilla. Raíces que suceden
a simples tentativas.
PALABRAS

Hay escalones dentro del zumbido que me lleva a tu boca.
Aquellos puentes que sirvieron para defender secretos
ahora brillan (decisivo influjo)
frente al desorden y la soledad.
¿Haremos del encuentro una migaja sin retorno,
una pluma muriendo con el mar?

BRILLA EL CEREZO

"Y el signo de su estar crea el corazón de la noche".
ALEJANDRA PIZARNIK

Delirio cardinal cruza la velada imagen
de los pórticos, acceso a una derrota pasajera
al impar entusiasmo
a mi extrema certeza.
Fábula del hombre ingénito
deslizándose como una serpiente de acero
hasta la erupción de su boca,
y mi paso agotando las trampas anteriores.
Echo a volar una estrella
para recortar de nuevo aquel hombre;
asomo de su agua, larval y poderoso
porque la simiente ha descubierto ya
los imanes del vendaval.
Apasionados. Aprisionados
por una ligera cadena invisible.
Los pórticos aumentan el brillo del cerezo.
La noche prosigue
y esta suma acalla dolores que ignoramos.

lunes, 13 de octubre de 2008

ESCALA DE MI LLAMADO

"Los pájaros han redoblado el vuelo,
su adiós quema mi piel
por tanta tristeza;
mis alas siempre quieren
acariciar tus ojos".

DANIEL RUBEN MOURELLE

MUJER

Toda la ternura del mundo
y el collar innumerable, secreto
que enhebras con la luna.
Sueño de malva y rocío,
allí donde mi poder se abandona
sutilmente al vértigo.
Siempre llevo la tristeza
a tu fuente: como un poseído
que infama la noche, demorándose.
He conocido el barro mutante,
húmeda esperanza tuya
para recobrarme.
Escribo lejos del miedo
que llega con el día:
mujer.

ESTIVAL

Furia revuelta bajo la piel
con hálito de hueso, de polvo adormecido
para alternar con el canto.
Legado estelar que naufraga
en letras, fuera de lo visto.
Allanaré el húmedo lenguaje del pubis,
habrá esmeralda donde su ojo dice miel.

Ansioso trébol hasta la sed.

ESCALA DE MI LLAMADO

"Dónde la envolverá toda su sombra?"

FRANCISCO MADARIAGA.

Llego al inefable acuario de tus ojos
como una promesa en el viento,
tocado por la sal,
tuyo.
Déjame brillando.
No quiero tu latido perdiéndose
como una semilla dentro de mí.
No quiero tu sangre en el áspero umbral
de los dolores
ni tampoco el afán
para eslabonar otra calma.
Déjame pues
a la busca.

Llego al inefable acuario de tus ojos.




VI

Imágenes recortadas por la furia
(alma que detiene prerrogativas
y se hunde, tumultuosa,
entre flores de piedra)
volverán a conmover el sesgo nocturno.

Pero no todo será conflicto y ataduras.

Un hilo de oro,
un aire enrarecido,
una corteza.

Dameros que aguardan
esa dilatada obsesión.

Viento de musa
golpeando la imagen
-este muelle amanecer,
cadena de ladridos-
donde pasta otra nube.
V

¿Y si la perspectiva de la belleza
bordea el filo ilusorio
de las manos
y convierte la escritura
en una constelación fabulante,
en horizonte oceánico,
en arena?

¿Buscarías el trance
en medio de los pasos
conocidos?

¿A derecha e izquierda
reunirías las bocas
del ayer (tus bocas
misteriosamente cerradas)
para estremecer el orden?
IV

Lluvia indigna, tráfico de ausencias.

El sol resiste
y acuna viejos títeres de pan.
III

Acometer la empresa como un verdadero insomne,
ir al desafío con los filamentos
de otra luz.

Ambito de partidas, de voluntad
que succiona el tesoro de mil pupilas
proponiendo meridianos
en la claridad.

Lejos de cualquier testigo. Unicamente
los gritos donde amor equivale a fractura.
Ensimismado por el resplandor
(vetas que delimitan la palabra).

A veces una lente juega con la herrumbre
del olvido.
II

Ahora: la misma nube
creciendo como un tallo salvaje,

fuera de nosotros
y hacia nosotros

con el beso que paladea furtivamente.

Hay un mensaje
vibrando en medio de la noche:
tendrás el arcoiris,
tu cuerpo será el ensayo del cielo.

EL DESTINO DE LA NUBE (1993)

EL POEMA

"Justamente, esa parte llagada del cielo es el poema.
Esa parte inhabitable del cielo que, a
pesar de tus maniobras por huir de ella,
por estar con los otros, siempre termina
por ser tu casa".
RAUL GUSTAVO AGUIRRE

I

¿Cómo responder a la garganta de la lluvia
con estas manos y este dolor
que ha mudado, afanosamente, por toda la tierra
negándose?

¿Cómo abandonar el acecho de la otra voz
a cuenta del pasajero color
que salva la escoria
para no caer, solo, en los ojos de la nada?

Hacer un alto: ya tuvo corazones
y miseria aquel ácido de locura.

Las torres diluyen la obstinada marcha del día,
el amante sube al trapecio,
la hora (imperceptible y segura) devasta,
quien asoma entre códigos a la memoria
intenta quemar su inocencia.

De palabras se compone mi rostro
y el viento lo sabe.

Debajo del amor dragones que simulan;
con el destino urdido
en la tinta de una pesadilla.
Encima del amor un exilio constante,
desde mi fuego.

¿Corresponde al amor esta señal?

miércoles, 8 de octubre de 2008

LILIANA ALEMAN

Muestra indivudual de grabados "ALMAS DE FABULA"
Inauguración: 7 de octubre, 19,30 hs. Cierra: 3 de noviembre
La Scala de San Telmo, Pje. Giuffra 371 (altura Defensa al 800)
AVE VA/Aguafuerte-aguatinta 48 x 62 cm.
NOCHE EN MYKONOS/Técnica mixta y óleo 42 x 35 cm.






domingo, 28 de septiembre de 2008

NO PUEDE EL TREBOL ACUNARTE

I

Aquí me encuentro, ante un siglo que agoniza
junto a mis hermanos,
contemplando las torres amenazantes.
Ha corrido demasiada sangre
sobre la tierra; ese caudal inexplicable,
ese dolor que a unos pocos conmueve
nada tiene en común con el océano.
Están conmigo padres y madres, con ilusionados hijos
naciendo todos en cada jornada
para luego morir, de este lado del crepúsculo.
Ahora, la llama de la vida
se abate tristemente a los cuatro vientos;
ahora, la mano de la muerte
acaricia y asusta, para sí esconde
monedas e inciensos.

De pie, desnudo como una estatua
extiendo mi brazo;
quienes me rodean no llegan a él.
Saben de la memoria, de amargos vinos
derramados en el preludio del alba.
Hay anhelo de una libre paz
como la hizo volar Picasso en su paloma.
Pero también hay fantasmas errantes,
esos amigos del Poe atormentado.

II

En este intento del verso
se mezclan voces y gritos; multitudes
que sufren, que aman, que esperan
y entre tantos terribles silencios
descansarán cerca de mí, algún día.
Quisiera desangrarme al igual que Vincent en sus telas,
y salir después convertido en huracán
dispuesto al azote de los responsables.
De pie, callando mi vergüenza
hecha de ciegos funerales.
"No puede el trébol acunarte."
No. Me acunan los fuegos,
las soledades ajenas, el viento.
Pretende el mundo aturdir
a través de este siglo derrotado:
sus lamentos no acallarán mi voz.

III

Que se detenga la esperanza,
que permanezca el canto con su luz milagrosa!
El trébol no puede acunarte, hermano
el trébol no puede acunarte, hermana;
sólo podemos descansar mientras la lluvia
persiste, entrando en la tierra
y lavando heridas.

Aquí, presente: estatua de ojos tristes
apartada de la vida real
que se llena de sol y de murmullos.
Duele cada hora que pasa,
duele el año que sentencia,
duele la vida entera.
"No puede el trébol acunarte."
No. El trébol acuna
a los pequeños seres que no piensan.
ALMABRIL

Ignoro, por fortuna
la dirección definitiva de las hojas,
y el motivo que las conduce,
que nos empuja
desde acantilados momentáneos,
a despecho de una hora, de un encuentro;
no juzgo en el aire: imaginariamente
me voy con ellas, muero lejos.
Pero el alma se divorcia,
inalterable por su condición de peregrina
donde la desolación
recogió frutos, para marchar.
Ella, libre al fin
deja su nombre como una flor
sobre el lugar que amamos,
y convoca la llama por voz
reclamando
ante las máscaras
su resabio cardinal.
ASCHENBACH

¿Quién te aguardaba?

Bajo el pálido cielo veneciano
cobró forma semidivina tu tormento
para que sólo una luz
tornara estallido
el crepitante fuego de tu alma.

El penúltimo peldaño te vio tambalear
alcanzando, a tientas, el filo peligroso
y ya no pudiste detener
ese incierto vendaval de tinieblas,
colmado de pasión y silencio.

Allá,
Sócrates y Fedro desentrañan el agrio misterio
a través del que escapa tu vida
lentamente
como aletear herido de golondrina
en el corazón del crepúsculo
vuelto góndola.
AMBITO

Preocupa este dolor de mirada vacía
y pie descalzo entre unos pocos sueños,
el vientre con su esperanza lunar
repartido ya por si acaso.
Estamos como siempre
enumerando la sombra de los despojos,
aunque otros maldigan al viento.
Alza la espiga
eco de luz
mientras un hombre camina solo
irremediablemente anónimo.

S fuera posible incendiar
los definitivos corredores
donde anida ese mal
que nadie prolonga en la palabra...
Desde la remota siesta del café virgen
hasta el sangriento destino de las calles,
no puede la plegaria
no alcanzan los olvidos.

Cuando una mano encuentre su rumbo
para surcar este cielo sublime
junto a otras,
los mártires tendrán calma
en la bóveda azul de la memoria;
al barro volverá un aire viejo,
se cantará la bienvenida y el hombre
irá con el sol a imaginar mañanas.
CESAR, DE AGUACERO Y RECUERDO

Cuánto ha mentido este mundo
desde las pupilas irritadas al dolor mismo;
de una vereda a otra, a otro umbral.
Y cuánto hay de quieto en la vida...
Aborrezco el número infame
ante la fuerza del corazón.

Ay de nosotros, César.
Ay del espanto, del confín celeste
y de la hora que no sirve.
REVELACION

El aire nos abandona en cada curva
del destino. Y el resto pertenece
a una crónica, indiferente ya.
Motivo semejante valdría para otros
(prolongación de la misma sombra humana)
como cifra perfecta en la huida.
Detrás de la bahía sin ataduras
anida el arte, respiración forzosa
para detener la sangre a tiempo.
Queda el brillo mojando esa rama tibia
cuando negro es el sol
y nada creemos.
SESGO

A mitad de camino
con el viento y la lluvia
en arena de soledad
somos ángeles;

pero al final,
cuando la huella se olvida
un tibio ánimo de distancia
queda callado.

Aun teniendo
la mano del vino por ayuda
ya sin alas dormimos,
como crisálidas.
HA DE BRILLAR ESE PERFIL...

Ha de brillar ese perfil que acompaña al día
con el difundido silencio de la estatua
o la senda callada del labriego.
Entre ciertos malabares, caerá el cordón de la palabra
y entonces otra luminosa vista
irá bordeando lo que fuiste
al negar.
Está preparado el encuentro de innumerables arlequines
bajo un sol enteramente blanco
y soberbio.
También el centro de la vida
celebra con la música
que impulsa
la distancia de los pájaros
reunida por el corazón,
que ya se acerca.

ORILLA EN LA SANGRE

¿Cómo puede el hombre
sentirse a sí mismo,
cuando el mundo asume?

Carlos Drummond de Andrade

CERCANO AL INTIMO ESPACIO DEL VUELO...

Cercano al íntimo espacio del vuelo
voy como la noche a capturar videncias
y apenas herido juego con la red,
eslabono el crujir de la sombra.
Dibujan los árboles, la misma torre
que echa a correr hacia el crepúsculo
y lo distante, allí donde
parece una clave suprema tu mentira.
Confiesa la niebla otra virtud,
acaso llegue a una decisiva
pasión. Semejante al agua, huyendo
para renacer.
Dejamos de brillar en el desencuentro
y nada vale como respuesta
si este camino inunda las cosas
de infinito vacío.
He saludado con tu geografía
gustada el ámbito paralelo,
rutina del pasado que vibra,
duele y amenaza.
Aunque haya demasiado adelante,
el reloj seguirá confundiéndose
conmigo. El viento escribirá en el arco
debajo del cual descubrimos un sol.

sábado, 27 de septiembre de 2008

DEVENIR

Alguna vez tendremos el corazón preparado.

Lo saben aquel misterio
de impostados caminos,
y esta luz
que no sucumbe al ojo desnudo.
Precipitando batallas
viene a jugar la misma suerte
donde no aguardamos
y por fin se somete
con su adentro hecho carne.
Lucha inútil:
vecina creciente de horas o milenios.

Sólo resta el principio.

Un vacío abrumador.
TENTATIVAS DEL FUEGO

He contemplado en la siega de agosto
su avance, espontáneo y fatal.
Naciendo a través del grito
viene a calmar una sed caprichosa
y levanta su crónica
hecha con despojo.
Al amor adeuda todos los remansos
imaginables,
hasta el precioso vino
que retorna en cenizas.
Vuelve a girar,
dilata aquel recuerdo
o conmueve
cuando ensaya el simulacro.
Aunque ese nombre
no escape,
aunque la noche
consuma el verdadero espectáculo,
él permanecerá.
Luz que interroga
entre signos de adversidad,
rescate urgente para algunos
y eco sin duda cerca de un perro.

Si del nudo asomara
una mujer,
oh fuego intemporal,
saludaría tu rastro
lleno de olvido.
Pero nada revelas,
y aguardo.
PARA EL REGRESO

Hablen de otra esperanza
cuando la noche acalle su profunda
elegía, pulsada
en la cuerda luminosa de mi sangre.

Hablen de sortilegios
cabalgando con la agonía crepuscular
hacia pupilas
donde aliente un vino nuevo.

Hablen a las palomas
y a quienes dejaron su adiós
en rincones profanados
cerca del miedo impuesto por costumbre.

Y reclamen a voces
aquel amor ciego,
tanta locura
vecina del sol a mediodía.
EXTRAÑO VIGIA

I

Hasta que la brisa desmaye
con el tibio fulgor de todos los niños
donde crezco.
Estancia de la hoja, auxilio prolongado
en múltiples pesadillas
entre el agua y el cielo.
Aguardo esa paz que remite al ojo
de un extraño vigía,
tan profunda y sensitiva.
El mismo ayer acuna otra esperanza
contigo, renaces
como un oscuro pez remoto.
Animo del hacer sabiamente iluminado
-reflejo palpitante, ya nuestro-
junto al revés que posterga la lluvia.
Y es la noche una fuga inevitable
cuando cesa el misterio
cerca de las ataduras o el vicio.
Escribo para el rescate,
alguien sospecha que ha perecido
lleno de ausencia. Escribo.

II

Ocurre que la piel abreva olvidando.
Destino semejante al rocío,
a la música de un encuentro.
Aquella clave imperiosa
devolverá tu camino, ebria
piel en cada huella.

III

Aunque luna sea el dominio
y la cifra, hay una garganta desnuda
que sostiene al fin lo que somos.

IV

Este día conforma la marea
de rostros e ilusiones, casi deriva
al amparo de mil palabras.
Por eso abandonas tu alforja
proclamando, segura, el gustarse
más allá del miedo.
Celebro la delicada florescencia:
estar preparados
para derrotar a la muerte, juntos.

TENTATIVAS DEL FUEGO

Nadie me busca ni me reconoce,
y hasta yo he olvidado
de quién seré.

César Vallejo

LIBRE, ABISMO Y NADA

Cuando la noche tiñe de ausencia
esta vastedad, que del silencio es cómplice
a nadie interrogas: hay un abismo
entre tus latidos y tu mirada.
El ayer soñado no basta, apenas brilla
como débil destello en cárcel de rocío;
necesitas del universo que te acosa.

Por ausente comulgas con estrellas
y lirios, abandonando tu sombra
ante el embate de un recuerdo, de la llave
con la cual te poseen.
Y sobre la piel cimentas el mismo ritual,
piedra blanca, horizonte gris
para quien asiste, a medias disimulado
aunque libre, abismo y nada.

Presumes un límite: ese vago compromiso
donde los colores y las mariposas
parecen ocultar tu distancia,
fuera del viento y de horas amargas.
¿Quién pergeña, confundido, tu epitafio?
¿Quién puede alinear la condena, o el final
o devolver noviembre a la sal de la memoria?
Tal vez descanse un verdugo sobre tus huellas.

No imaginaré la muerte ni la esperanza.
Una y otra alborada para la tierra desnuda
mentiré, testigo de un fuego que pasa
cantando una vida, armoniosamente.
Ahora, sólo ahora voy a renunciar a mí mismo
por si acaso la duda reclama tributo
y se erige como una estatua vengadora
capaz de sondear el abismo con tus mismos ojos.

jueves, 25 de septiembre de 2008

VIII

Que nada empañe
tu paisaje, vino afiebrado.
Revelas un pacto
que inunda de pájaros el estío.
Como ella caminas en mi sangre,
incansable.
Elevo mi copa
para devolver al misterio
aquella calma primera
y nacerte.

IX

Bailará la lluvia sobre tu espalda.

De una calle hablan los párpados
donde juegan el velero y mi mano;
vacila otra vez el gorrión
apremiado por los augures del viento.
Como sólo puede revelarlo el día:
un paso alargando el bosque de palabras
y el deseo de quedar
junto a la rama que adormece la lluvia.
Vendrás.

X

Jugar abeja
en tu rastro silencioso. Enumerar labios
fuera del diálogo
triste que reparte el mundo.
Llover memoria
y no regresar...
VII

Es el momento de retornar a la sombra
con la llave desconocida, golpeando
la misma puerta del barro
hasta enrojecer el talle de la madrugada.
Muy poco habrá de la memoria
cuando el aire se quiebre,
y el niño intentará otra vez
arrojar bien lejos su mirada.
El cielo se ha poblado mansamente
de árboles de humo;
crece la voz de quien reclama
debajo de mil noticias su nombre.
Alterna y canta, brilla y se descarna
la lluvia que dibuja pordioseros
con la mano vecina de la nada
yéndose...
Si la palabra llenara de remolinos
tu boca, en este momento
subirías la silenciosa escalera
de mi corazón.
VI

Ha pasado la tarde
por ese delgado mensaje
que lleva a tus ojos.
Ya no cuenta
la brisa,
creciendo cerca de la espiga.
Ni el perfume
sugerido por un rostro en el tiempo.
Ni el traje
donde todos ríen.
Llegue al fin
el grito de sabernos
arena o repentina luz.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

IV

Dibujan el ala que apresura tu adiós.

Códigos para dejar atrás al mundo,
y la única angustia, inevitable.

Ah, si al menos
encontrara un árbol en el viento,

una historia tan acabada
como el silencio de las manos.

Tu adiós recorta en muchas direcciones
la marea del ayer.

Y dibujan.

V

Desde la noche ha llegado la noticia
de fogatas que te olvidan;
permanece a mi lado el tibio
secreto de una hoja,
liberando al ayer.

DESDE ABRIL, MAREA INCONCLUSA

Busco el signo
perdido, el único testimonio tuyo, la única
gracia recibida.
Y el infierno es verdad.

EUGENIO MONTALE

I

Cuando los árboles vagan de sombra
lejos
quedan vestigios de una triste
tierra dormida...
Sube una canción para seducir a la luna.

II

Llamo.
Desde mi mejor latido,
llamo.
Y solamente vienes
cuando parece arrepentido el día.

III

Hasta el vacío sobrevivir
a los fragmentos
tiene tu nombre y me fatiga.
Nada he podido contra el cielo
de momentáneos prodigios;
ahora reniego
del serafín mutilado.

Una voz naufraga en las cosas,
viene a decir y no sabe.

Empeño de árbol enamorado
hay en el dolor,
alguna gracia clamando
ante un ayer que no convida.

ORILLA EN LA SANGRE (1989)




sábado, 6 de septiembre de 2008

ADOLFO BIOY CASARES

Retrato

Conozco a una muchacha generosa y valiente, siempre resuelta a sacrificarse, a perderlo todo, aun la vida, y luego a recapacitar, a recuperar parte de lo que dio con amplitud, a exaltar su ejemplo, a reprochar la flaqueza del prójimo, a cobrar hasta el último centavo.

ENRIQUE ANDERSON IMBERT

El cigarrillo

El nuevo cigarrero del zaguán -flaco, astuto- lo miró burlonamente al venderle el atado.
Juan entró en su cuarto, se tendió en la cama para descansar en la oscuridad y encendió en la boca un cigarrillo.
Se sintió furiosamente chupado. No pudo resistir. El cigarro lo fue fumando con violencia; y lanzaba espantosas bocanadas de pedazos de hombre convertidos en humo.
Encima de la cama el cuerpo se le fue desmoronando en ceniza, desde los pies, mientras la habitación se llenaba de nubes violáceas.

SEBASTIAN OLASO

I

Se desprende de mí, se cae, se deja absorber por la tierra
y me seca la mirada.
Toda su materia se escapa como un soplo
y yo no puedo llamarla porque no sé su nombre.
Hubo un tiempo, sí, un tiempo en que sus hebras
nadaban por mi sangre
y su perfume se extendía con tanta claridad,
que incluso el viento de la noche parecía un relámpago.
Pero ya no. Ya no la guardo. Ya no me protege.
El agua, el pan, las uvas que cada mediodía
se enredaban con sus pasos,
han partido. Sólo queda el licor. Sólo la piedra.
Nada más que el hierro manchado de cenizas,
cubierto por un polvo de cansados adjetivos que esperan sepultura.
¿Qué voy a hacer ahora que estoy deshabitado?
¿Por qué permanece esta cáscara, esta máscara sin boca,
por qué estos labios sin boca, este llanto sin boca,
este sentir sin palabras? (De "Control sobre mis ojos", Yaguarón Ediciones, 2006)

viernes, 15 de agosto de 2008

PAULA NOE MURPHY

"Haceres del azar", en el Centro Cultural Borges
("La línea piensa"), hasta el 24-08-2008.

JORGE CAMBIASO

SECUENCIA
Despectiva luciérnaga
despunta velos de tiernos cristales
cuando las campanas de las seis.

Agotados de silencios
se apagan los sigilos.

Inmutable
puntual
eterna
renueva

efímera verdad.

EL DRAMA DEL HACEDOR DE IRREALIDADES
Como todos los poetas, no sabía que los escarabajos odiaban a los poetas, lo descubrió aquella noche que soñó que uno de ellos con encarnizada persistencia devoraba una a una sus palabras y sonreía con desprecio. Desde su atormentado despertar sólo se dedicó a cazar escarabajos para convencerlos de que no valía la pena, que él, como todos los poetas, era totalmente inofensivo. Los prisioneros prosternaban su cuerno y simuladamente aceptaban el consuelo, pero al primer descuido presurosos volvían a su sueño a nutrirse con afán de sus palabras. Poco a poco lo fue ganando un inmenso vacío.

Como todos los poetas, ahora el desdichado, vaga perdido por los deshabitados universos de su delirio, con ojos insomnes desmesurados irreversibles. (De "Avatares", Ediciones El Mono Armado, 2006)

MARIA PAULA MONES RUIZ

Y SOY...
¡Piedra, papel o poema!
Hoy...
imagen y concepto sin su voz.
La memoria se incorpora al juego ingenuo.
Sensaciones nuevas y viejas voces aliadas
a la intrusa imaginación.
¡Piedra, papel o poema! Sobresalto.
No logro reconocerlas.
Me adhiero al juego y contesto: ¡poema!
Y soy...
Piedra de papel, papel y poema,
poema que se queda o vuela,
sin cortar ningún ayer
sólo, con las manos quietas
sobre la vereda
de mi ser. (De "¡Piedra, papel o poema!", 2004)

EL ALAMO PLATEADO
Cuando la melancolía vibre fuera del espíritu
revelaré la vida (sin tecnicismos)
Retornará la imagen del álamo plateado.
Y la mágica naturaleza volverá a agitar sus hojas,
cada vez que respire.
El viento será un duende que soplará
pinceles invisibles plateando la memoria.
La melancolía,
entonces
brillará en cada hoja,
como lágrimas jugando a la escondida. (Poema Inédito)

jueves, 24 de julio de 2008

POR EL "DIA DEL AMIGO"

Una reunión que tuvo el color del más puro de los sentimientos... Y la chispa del brindis como un deseo, en casa de Laura y Mauricio.

FEDERICO GARCIA LORCA

GACELA DEL AMOR IMPREVISTO

Nadie comprendía el perfume
de la oscura magnolia de tu vientre.
Nadie sabía que martirizabas
un colibrí de amor entre los dientes.

Mil caballitos persas se dormían
en la plaza con luna de tu frente,
mientras que yo enlazaba cuatro noches
tu cintura, enemiga de la nieve.

Entre yeso y jazmines, tu mirada
era un pálido ramo de simientes.
Yo busqué, para darte, por mi pecho
las letras de marfil que dicen siempre,

siempre, siempre: jardín de mi agonía,
tu cuerpo fugitivo para siempre,
la sangre de tus venas en mi boca,
tu boca ya sin luz para mi muerte.

KAVAFIS

ITACA

Cuando emprendas tu viaje hacia Itaca,
has de rogar que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de experiencia.
A los lestrígones y a los cíclopes
no temerás, ni al airado Posidón,
pues tales seres no has de hallar en tu camino
si tu pensamiento es elevado, si toca
una selecta emoción tu alma y tu cuerpo.
A los lestrígones y a los cíclopes
no encontrarás, ni al feroz Posidón,
si no los llevas dentro de tu alma,
si tu alma no los yergue ante tí.
Has de rogar que sea largo el camino.
Que haya muchos amaneceres veraniegos
en que arribes con gozo, alegremente,
a puertos que nunca antes habías visto;
que te detengas en mercados fenicios,
que compres sus bellas mercancías,
madreperla y coral, ámbar y ébano,
y perfumes placenteros de mil clases,
cuantos más puedas perfumes placenteros;
que vayas a ciudades egipcias, a muchas,
para aprender y aprender de sus sabios.

Siempre en tu mente has de tener a Itaca.
Llegar a ella es tu destino.
Pero no hagas el viaje con prisa alguna.
Mejor es que dure muchos años;
y, ya viejo, que ancles en la isla
rico de cuanto habrás ganado en el camino,
sin esperar a que te haga rico Itaca.

Itaca te ha dado un bello viaje.
Sin ella no te hubieras puesto en camino.
Pero no tiene ya qué darte.

Y si la encuentras pobre, Itaca no te ha burlado.
Te has hecho un sabio, tienes tanta experiencia
que ya habrás comprendido qué significan las Itacas.

sábado, 28 de junio de 2008

ABELARDO CASTILLO

POESIA Y PROSA

Desconfío de los escritores que no empezaron haciendo versos. Leopoldo Marechal solía recordar que, para Aristóteles, todos los géneros de la literatura son géneros de la poesía; y Ray Bradbury aconseja leer todos los días un poema antes de ponerse a escribir un cuento o una novela. Todo escritor verdadero es esencialmente un poeta. Ser poeta no significa escribir en verso, ni el puro acto mecánico de versificar garantiza la poesía.
Cuando uno dice "poeta" piensa en Góngora, en Machado, en Lorca, en Neruda, en Vallejo. Son, digamos, poetas en estado puro. Pero hay otro tipo de escritor que llega a los versos a través de la prosa, como Borges, como Quevedo, incluso como Poe. Y hay todavía un tercer tipo, el gran prosista, que no puede escribir versos, aunque seguramente empezó haciéndolo en su adolescencia. William Faulkner le confesaba a Jean Steen: "Soy un poeta malogrado. Quizá todo novelista quiere escribir primero poesía y descubre que no puede, y entonces intenta escribir cuentos, que es la forma más exigente después de la poesía, y, al fracasar, sólo entonces se dedica a escribir novelas."
La poesía no es una manera de escribir, es más bien un modo de vivir, de percibir el mundo. (De "Ser escritor", Perfil Libros, 1997)

ASTUL URQUIAGA (h)

HASTA EL SUEÑO

En la tarde
es el camino
un devorador de pasos
y el silencio
el único ausente
entre los pájaros.

El estanque sobrevive
porque late
una hoja en su corazón de agua
y el aliento del aire
levanta pequeños soles.

El aura
de la noche
abraza los cristales
y porque ha transcurrido el día
caigo sobre mi lecho
a pensarte,
a reconocerte en los pasos,
en la onda,
en los soles
y sigo
hasta el sueño
donde toma forma lo imposible;
aquel inasible hilo
de donde penden mi alma
y la tuya. (De "Y regalamos los pájaros", 2000)

miércoles, 11 de junio de 2008

MARC CHAGALL (1887-1985)




"CALVARY" (1912)
"PARIS THROUGH THE WINDOW" (1913)
"FLYING CARRIAGE" (1913)





miércoles, 4 de junio de 2008

DOLORES ZEUGMATICOS

Salió por la puerta y de mi vida, llevándose con ella mi amor y su larga cabellera negra. GUILLERMO CABRERA INFANTE

LA FE Y LAS MONTAÑAS

Al principio la fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios.
Pero cuando la fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía.
La buena gente prefirió entonces abandonar la fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio.
Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de fe. AUGUSTO MONTERROSO

EN EL INSOMNIO

El hombre se acuesta temprano. No puede conciliar el sueño. Da vueltas, como es lógico, en la cama. Se enreda entre las sábanas. Enciende un cigarrillo. Lee un poco. Vuelve a apagar la luz. Pero no puede dormir. A las tres de la madrugada se levanta. Despierta al amigo de al lado y le confía que no puede dormir. Le pide consejo. El amigo le aconseja que haga un pequeño paseo a fin de cansarse un poco. Que en seguida tome una taza de tilo y que apague la luz. Hace todo esto pero no logra dormir. Se vuelve a levantar. Esta vez acude al médico. Como siempre sucede, el médico habla mucho pero el hombre no se duerme. A las seis de la mañana carga un revólver y se levanta la tapa de los sesos. El hombre está muerto pero no ha podido quedarse dormido. El insomnio es una cosa muy persistente. VIRGILIO PIÑERA

domingo, 1 de junio de 2008

POETAS DE SAN NICOLAS

El 31-05-08 se llevó a cabo la presentación del blog dedicado a los poetas nicoleños en la Biblioteca "Rafael de Aguiar" de la misma ciudad. El acto fue conducido por Piero De Vicari -responsable de la investigación, selección y armado del blog- y su esposa, Mónica Scaldaferro, contando con la presencia de varios autores, quienes leyeron sus poemas. Hernán Lattanzio aportó voz y guitarra en el transcurso de la reunión. Quedan invitados: www.poetas-de-sannicolas.blogspot.com

sábado, 24 de mayo de 2008

POEMA ILUSTRADO POR SERGIO BONZON



Este poema fue incluido en la antología "Balada de fin de siglo", Editorial Vinciguerra, 1998.

ALBERTO LAGUNAS

ESTRELLA DE LA MAÑANA

Mírame en esta luz, iluminado.

Andrés del Pozo

Vienes con el alba
recordándome la tierra
su permanencia de nubes
y tu claridad de sol aún no amanecido.

Vienes con el alba
dejando en tu paso por la playa
el recuerdo de otra playa
y otro mar.

Vienes.
Quién se atreve a no mirar tus ojos
o negar tu nombre. (De "Cantos Olvidados", 1999)

HORACIO PRELER

OTRO DIA

Sólo amamos las palabras sencillas del verano.
El agua corre por los campos
y el cuerpo se desliza por las horas,
como el hueso colocado sobre otro hueso
o el viento cuando acaricia los jardines.
El ojo sueña que otro ojo lo mira
y descubre el paisaje y el árbol y la nube.
Sobre nuestras cabezas hay un resplandor
desconocido
que purifica los puentes de la noche.
Debajo, sobre el lecho del río,
una gaviota tiene en su pico un pez
que ha robado a las aguas del tiempo. (De "Zona de entendimiento", 1999)

miércoles, 21 de mayo de 2008

"In absentia" - Sergio Bonzón - Colegio ICADE

El 9 de mayo en el Colegio ICADE de Pergamino, el artista plástico y docente Sergio Bonzón inauguró su muestra, titulada "In absentia".

sábado, 10 de mayo de 2008

EDWIN MUIR

And yet sometimes
We still, as through a dream that comes and goes,
Know what we are, remembering what we were.

"Y sin embargo, a veces,
como a través de un sueño que va y viene,
sabemos lo que somos, recordamos lo que fuimos."

MIGUEL JULIO PERRET

LA SOMBRA

Va conmigo
aunque no lo quiera
silenciosa y dócil
sin prisa ni asombro
y cuando me demoro
es más nítida su presencia.
No tengo la obligación
de requerirle su opinión.
Si me detengo a pensar
piensa junto a mí.
Hoy está en calma
porque es domingo
y la tarde se pierde
consumida por la soledad.
La presiento a mi lado
siempre fiel
tejiendo un rostro
de los fragmentos que quedan
de mi piel.
Una vaga impresión
se instala en mi costado
que va y viene
hurgando en la distancia
necia de afrentas
en la opca revelación
del espejo.
Me pierdo en las habitaciones
de la vieja casa
pero no quiere desprenderse
de mí por mero simulacro.
Las campanas de la oración
se oyen compasivas
y la nostalgia persiste
en la sombra que habita
a mi espalda
en sumisa afición. (de "Las Cinco Señales")

W. H. AUDEN

PARAD LOS RELOJES

Parad los relojes y desconectad el teléfono,
dadle un hueso jugoso al perro para que no ladre,
haced callar a los pianos, tocad tambores con sordina,
sacad el ataúd y llamad a las plañideras.

Que los aviones den vueltas en señal de luto
y escriban en el cielo el mensaje "El ha muerto",
ponedles crespones en el cuello a las palomas callejeras,
que los agentes de tráfico lleven guantes negros de
algodón.

El era mi norte y mi sur, mi este y mi oeste,
mi semana de trabajo y mi descanso dominical,
mi día y mi noche, mi charla y mi música.
Pensé que el amor era eterno: estaba equivocado.

Ya no hacen falta estrellas: quitadlas todas,
guardad la luna y desmontad el sol,
tirad el mar por el desagüe y podad los bosques,
porque ahora ya nada puede tener utilidad.

domingo, 4 de mayo de 2008

MARIA CECILIA CIVILOTTI

PEREGRINAR DE FAROS (Fragmento)



Entre los océanos mojándonos

allí donde la soledad es la distancia



uno espera

el final de la noche

la declinación de la sentencia



uno espera

con las manos extendidas

que alguien nos rescate

de tanto aturdimiento.



Las horas oscuras son más lentas.

Las horas en que todos duermen.



Vidrio que corta al corazón.



Entiendo ese dolor.

Preguntarnos cómo es posible

tanta vida cotidiana

irremediable

cuando la herida nos vuelve distintos.



Dudar entre juntar las piezas esparcidas

o arrojarlas.

Entiendo. (de "Poemas bajo llave (o una interpretación para las puertas)"

MARIA EUGENIA MAIZTEGUI

ESCALERAS EN LOS OJOS (Fragmento)

un grito es lo más
próximo al silencio


(yo siempre viví en los contrastes
dando vueltas alrededor de los paréntesis)


un par de escaleras en los ojos
y la lágrima resistiendo el ejercicio


cómo buscar la soledad
entre pasajeros de un tren desorbitado?


en la cerradura del mundo


todas las llaves son oscuras


por eso
abrir las puertas
es inundarse con un poco de muerte
estrenar una libertad gastada


volver a girar
en esta calesita que nos miente (de "Poemas bajo llave (o una interpretación para las puertas)")

CON CARLOS BARBARITO Y SERGIO BONZON

Buen vino y buenos corazones; la pintura, la música, la poesía... y todas las vivencias que iluminaron el reencuentro en casa (27-04-08).

viernes, 2 de mayo de 2008

LA DISPERSION DEL AMOR

Acaso tenga que mirarme de madrugada
temblando en la esquina por efecto de la lluvia
como el perro de entonces
herido, maltrecho, cercano
desde tu collar difuso.
Reunir tantas voces para que finalmente
la noche apresure nuestro milagro
y tocar la mejilla burlona
de la muñeca insistente, espía, bruja.
¿Anidaba ya en la sucesiva caída
esta frontera donde, furiosos, hemos palpitado
las ecuaciones del ensueño?
Lenta delicia martillada con secreta
pasión.
Acaso tenga que buscarte salina
con ese dolor vago y rutinario
por si la lluvia pretende
una caminata dispersa en la sombra del perro. (de "Como podría decirse del viento")